featured image

Leyendo siempre me encuentro con cosas que me hacen pensar, les doy vueltas e intento plasmarlas de la forma más correcta posible. Hoy voy a plantear algo que me pareció muy importante a la hora de realizar contrataciones: afinidad y perfiles. ¿Sabías que deberías contratar personas afines al personal que ya trabaja en tu empresa?

En principio, cuando contrato a una persona pienso en el entorno donde se ubicará. No solo son sus aptitudes profesionales sino también su actitud, ideología y cultura. Estos factores son muy importantes porque pueden decidir la calidad de trabajo en equipo a alcanzar.

Por lo tanto es bueno tener perfiles afines en el equipo. Si tenemos equipos formados por francotiradores, el trabajo puede llegara convertirse en un infierno, aunque la calidad del trabajo sea bastante alta no se mantendrá en el tiempo por la cantidad de enfrentamientos que se irán provocando. Siempre viene bien tener algún que otro cohesionador de equipo para estos casos además de un equilibrio de otros perfiles para tener un equipo sano y perfectamente equilibrado. Esto no solo mantendrá el buen ambiente de trabajo sino también el ritmo de trabajo y por ende la cantidad de trabajo de calidad obtenido.

Jorge Jiménez los expone bastante bien en su presentación El francotirador, el vago, el líder y otros chicos del montón, siendo:

  • Francotirador: es como House. Suele ser bastante destructivo pero a la vez es un gurú. El trabajo en equipo es prácticamente imposible con él y siempre critica de forma destructiva.
  • Pitufo gruñón: considera que la empresa no le quiere. Intenta buscar almas afines y son promulgadores del apocalipsis por lo que son bastante famosos en tiempos de crisis.
  • Líder clásico: intenta mojarse lo menos posible, es extremadamente conservador y realiza cada acción de la misma forma que se ha hecho durante años. Si falla no es su culpa, ese procedimiento era así y él lo sigue tal cual. Es el ideal a seguir por los mediocres.
  • Cheerleader: es lo que también se puede conocer en otros sitios como el cohesionador. Es un perfil que permite tener un buen rollo en el equipo de trabajo. Tiene facilidad de confraternización pero al mismo tiempo elude el compromiso o la responsabilidad.
  • Líder: motiva y enseña, toma la iniciativa, infunde confianza, es cercano y responsable.
  • Vago: no quiere responsabilidades. Se diferencia del cheerleader en no confraternizar ni agregar motivación al resto del equipo. Puede aparentar que hace algún trabajo siendo su rendimiento real muy inferior a su movimiento físico y nunca es responsable de nada.
  • Cowboy: es un trabajador muy bueno, entregado y deja el listón muy alto en todos los trabajos en los que participa. Es lo que se considera un senior. Parte de la élite.
  • Pesimista: otro perfil muy similar al vago, solo que en este caso no se esfuerza en aparentar. No hace nada y se escuda en que todo está mal.
  • El rey de la Pista: es un manipulador nato, trepa y gran orador. Aprovecha los recursos a su favor para conseguir lo que se plantea y no duda en echar la culpa a diestro y siniestro para salir siempre airoso. Se mueve y redirige sus acciones basado en el miedo al fracaso. Es muy similar al líder clásico pero en este caso la culpa no es de los procedimientos sino de los demás. No obstante tiene buena mano negociadora y comercial.
  • El soldado: bueno, alguien tiene que trabajar sin quejarse y acatando órdenes, ¿no? En este caso es el soldado. Un perfil que se adapta bien a los líderes acatando órdenes sin cuestionar la autoridad. Hacen pocas preguntas, solo lo que necesitan saber para conseguir terminar su trabajo. En general, suelen ser poco creativos.

Según cómo se lean, los perfiles pueden parecer buenos o malos. Todos son necesarios.

Construir un equipo

Haciendo un trabajo de sentido común y un poco guiado por la experiencia y en mi opinión, puedo decir que un equipo perfecto en el entorno de desarrollo de software, sometido a ciertas presiones y que debe de funcionar sin fricciones, se requiere:

  • Un líder y solo uno. Esto más que nada es porque los líderes suelen ser autoritarios. Introducir a más de uno en un equipo puede conducir a muchas disputas en cada toma de decisiones.
  • Pocos gruñones y líderes clásicos o ninguno. Si el equipo es pequeño es mejor no tener ninguno. Estos perfiles son bastante peligrosos en equipos pequeños. En equipos más grandes pueden ser útiles para mantener el foco aspectos no tenidos en cuenta y tener otro punto de vista.
  • Pocos cheerleader. Vienen bien para construir equipo pero no para el trabajo al pie del cañón. Con equipos grandes los cheerleader pueden ayudar a frenar a otros perfiles como los gruñones y líderes clásicos.
  • Pocos francotiradores. Sobretodo porque son profesionales solitarios y no les va mucho el trabajo en equipo. En épocas de necesidad producen mucho más que los demás y por tanto son muy valiosos mientras se mantengan aislados en sus tareas de otros perfiles. Pueden cooperar no obstante con soldados con los que se llevarán bien y eventualmente con los cowboys.
  • Vagos y pesimistas… bueno, hay trabajos en los que no es que se requieran vagos sino que el nivel de actividad no importa salvo cuando hay crisis. La monitorización, atención telefónica, y las tareas rutinarias son bien llevadas por estos.
  • Tantos cowboys como encuentres. Es un perfil difícil y muchas veces caro de conseguir. El cowboy es aquél que puede realizar el trabajo imprimiéndole un nivel alto de calidad. Requiere de que se le deje tiempo para trabajar. No suelen ser tan buenos como los francotiradores trabajando bajo presión.
  • Tantos soldados como nivel de trabajo tengas que mantener. Entre las virtudes de trabajo bajo presión del francotirador y la creatividad del cowboy está el soldado. Este puede realizar cualquier trabajo tal y como se le indique. Ni más ni menos. Requiere de guía eso sí. Deberá haber suficientes cowboys o francotiradores para poder guiarlos.
  • Si se requiere de comerciales no está mal tener algún rey de la pista. Estos son capaces de ganarse a cualquiera y realizar un buen trabajo de relaciones públicas en ese sentido. Como trabajador interno puede parecer como soldado pero rinde bastante menos.

Realmente es mi opinión y muy discutible. Se aceptan comentarios para correcciones y ampliaciones.