Servidores: Ganado vs Mascotas

En la administración de sistemas aprendemos a poner nombre a los servidores. Es necesario para poder acceder a ellos no solo por una dirección IP sino también a través de un nombre que es más fácil de recordar y que permita a nuestros scripts una mayor abstracción. ¿Estos nombres deberían asignarse amistosamente como si fuesen mascotas o deberían ser secuenciales como se asigna al ganado?

Cuando comencé en la administración de servidores y viendo películas sobre informática hacker donde cada geek parecía tener una relación muy cercana e incluso casi sentimental con sus máquinas (portátiles o servidores), obviamente había que tratar a esas máquinas con un nombre. Único y relacionado con la actividad que fuesen a realizar en el caso de los servidores, o como si de una mascota se tratase en el caso de los ordenadores personales.

Hoy en día, los servidores ya no son tratados en su amplia mayoría como mascotas, sino como ganado. Esto trae sus pros y sus contras. Pero sobretodo hay que tener presenta una frase de Tim Bell, del CERN, acerca de estas definiciones:

Las futuras arquitecturas de aplicaciones deberán usar ganado pero las mascotas con una fuerte administración de configuración serán viables y aún necesarias.

Dicho de otra forma, aunque en el futuro nos vamos desplazando cada vez más a emplear a los servidores como ganado, seguirá haciendo falta la figura de servidores tipo mascota.

Mascotas

Los servidores que son tratados como mascotas son aquellos que son irremplazables. Hacen una misión única en el conjunto de servidores. Estos servidores suelen ser balanceadores de carga, sistemas de base de datos master/slave, mainframes, etc.

La replicación de este tipo de servidores suele llamarse scale-up (escalado proporcional). Hace referencia a la dificultad de su escalado y el hecho de tener que hacerlo de forma manual.

Ganado

El ganado es cualquier servidor que puede ser reemplazable y de hecho existen más de dos de ellos en los sistemas de la empresas de que los utilizan. Suelen ser una serie de servidores numerados que pueden hacer de servidores web, sistemas de base de dato master/master, o cualquier otro sistema que permita la agregación en caliente de nuevos elementos y la eliminación de los mismos en caso de fallo.

Por supuesto, este conjunto de servidores suele estar tras un balanceador de carga para permitir el cambio del número de servidores en cualquier momento. Están hechos para poder fallar y ser reemplazados rápidamente.

La replicación de este tipo de servidores se denomina scale-out (poner a escala). Hace referencia a la facilidad de multiplicar su número de forma automática en cualquier momento.

Conclusiones

Hay muchos sistemas de automatización actualmente que nos permiten no solo instalar ganado y automatizar su despliegue automático, sino también el despliegue y mantenimiento de las mascotas.

Este tipo de servidores, tanto mascotas como ganado, seguirán siendo parte de la infraestructura de sistemas de cada empresa en su justa medida empleando tanto unos como otros dependiendo del rol a realizar por cada servidor.

¿Habías pensado anteriormente en el ganado que gestionas? ¿Necesitas ayuda para convertir algunas mascotas en ganado o hacer que el despliegue de las mascotas sea más simple? ¡Déjamos tu comentario!