Motivación y Trabajo

Llevamos 12 horas de caída del sistema, al final la copia de la base de datos se realizó, 45 millones de registros activos y una tabla de 20 GiB, vamos a reunión con la dirección y al entrar nos aplauden, abrazan y nos dan un café para comenzar una retrospectiva sobre qué hemos conseguido y qué podemos conseguir la siguiente vez, ¿no hay enfado, reprimendas ni sermones de horas? ¿Por qué?

Muchos me conocen y los que han trabajado conmigo saben que me gusta cambiar las cosas, siempre probar nuevas tecnologías. Hacer que todo funcione mejor con algo nuevo y disruptivo. En España normalmente se prefiere no innovar o hacerlo con algún tipo de seguridad. Como me dijo un compañero una vez, muchos jefes quieren un responsable por debajo o subcontratado al que poder gritarle si algo va mal.

En España el trabajo se suele desempeñar de esa forma. Tú haces algo y si sale mal, recibes un sermón, reprimenda, bronca, sanción o incluso los jefes más susceptibles te pueden llegar a insultar o despedir. El trabajador para ellos es esa persona que hace cosas y que cuando se equivoca tiene que ser reprendido con una vara, como si de un animal se tratase (y que conste que tampoco estoy a favor de que se use violencia física con los animales).

Como comenté al principio, tuvimos la mala suerte de no calibrar cuánto se tardaría en volcar 20GiB de información (de una sola tabla, el resto eran más pequeñitas) y 45 millones de registros (o tuplas). Sin exageración, nos tardamos unas 12 horas en realizar la copia completa. Se comenzó a las doce de la noche, nos fuimos a casa y a las doce del mediodía del día siguiente se acabó todo.

El servicio volvió a estar activo, hicimos las pruebas de rigor para asegurar de que todo estuviese operativo y funcionando tal y como esperábamos. Todo perfecto. Ahora reunión.

Por mi educación española, me esperaba a los directores con la cara enrojecida de ira por tener el servicio detenido durante 12 horas y a los responsables de las cuentas de cliente desmoralizados o consternados por tener que pelear y luchar con los clientes. Nada de eso.

En Finlandia y me consta que en otros países del bloque del norte de Europa, parece ser que han aprendido de errores pasados y en lugar de decapitar a las personas que cometen errores, les ayudan y asisten para potenciar lo bueno de la situación y que sigan adelante evitando errores y repitiendo los éxitos.

En una reunión post-mortem de un proyecto en España, después de trabajar esas 12 horas del tirón (no nos hubiesen dejado ir a casa a descansar por la noche) y una reunión de horas gritando y castigándonos no habríamos tenido cuerpo nadie para seguir trabajando y nos hubiésemos ido a casa o en caso contrario ese día hubiese sido completamente infructífero. Una persona que sabe que ha hecho algo mal y encima no recibe el apoyo de sus compañeros tiene que sufrir en silencio y eso afecta a su productividad… una productividad que de hecho está pagando la empresa.

Por ello, una empresa del norte de Europa tiene presente no forzar a las personas a trabajar a horas fuera de horario. Todo lo que se hace cansado no tiene la calidad suficiente a conseguir por un trabajador descansado. Nos obligan a irnos a casa. Al día siguiente nos esperan y seguimos trabajando. Nos apoyan, nos ayudan y cuando terminamos nos aplauden. Suena raro, pero sí, nos aplauden, literalmente.

Volvemos a los 5 minutos a nuestros puestos de trabajo esperando volver a dar lo mejor de nosotros mismos. Motivados y con las ideas claras de cuál es nuestro siguiente objetivo.

Además, yo no soy una persona que me guste madrugar, no soy de los que llegan temprano a la oficina. En España me gané varias reuniones de desmotivación, hicieron ese día totalmente infructífero y no cambiaron nada. Mientras que con una simple inversión y un anuncio: a partir de mañana, quien venga antes de las 9:00h puede desayunar gratis en el restaurante del edificio, creo que han conseguido que me plantee el madrugar y venir temprano a la oficina finalmente.

Esto no es nada nuevo, desde que soy padre he escuchado sobre técnicas de refuerzo positivo y motivación a través de premios. Tratando con adultos es importante realizar las mismas técnicas de refuerzo positivo, comprensión, diálogo y espíritu constructivo.

¿Cómo es tu centro de trabajo? ¿Qué crees que podría cambiar y cómo te podrían motivar mejor?