¿Consultora o Agencia de Contactos?

Aunque este blog trata más de los aspectos técnicos de la profesión informática, de nuevas tecnologías, herramientas, lenguajes y otros temas relacionados con todo esto, hay momentos en los que me gusta salir un poco de este tema tan técnico y tocar un poco más los temas más organizativos y en este caso, temas algo más espinosos y controvertidos como son: las consultoras.

Una consultora es una empresa dedicada a la informática, al desarrollo de soluciones informáticas ya sea en base a desarrollo de software, diseño de infraestructuras informáticas o ambas cosas. Las consultoras se suelen especializar por lo que es muy fácil ver consultoras de Java, aplicaciones móviles, PHP, comercio electrónico, Ruby on Rails, Erlang, …

No obstante, cuando pensamos en una consultora no pensamos en esta definición anterior, sino en una empresa que contrata a personas con conocimientos y los pone a disposición de empresas que los buscan, llevándose una comisión por parte de la empresa buscadora de forma mensual. Estas empresas se conocen también con el nombre peyorativo de cárnicas debido a que muchas de ellas buscan a personas para realizar las subcontratas haciendo el mínimo esfuerzo y los presentan a las empresas donde los contratarán. Aquí termina el asunto.

Odiosas comparaciones…

En comparación al sector inmobiliario, una empresa de compra/venta/alquiler de viviendas/locales/garajes/… suele hacer su comisión solo una vez y solo el primer mes. Teniendo en cuenta de que un piso en alquiler genera un pago mensual, podría aprovecharse de la misma forma que una subcontrata, pero no es así.

En comparación con una agencia de trabajo temporal o una agencia de contactos, esto se ajusta un poco más a lo que hace una cárnica, pero incluso la agencia de contactos obtiene mayor información de los usuarios para emparejarlos y la agencia de trabajo temporal se asegura de que los curriculum, papeles y todo lo relativo al trabajador esté en regla para facilitar su contratación por parte de la empresa que lo solicita. En este caso, igual que con la inmobiliaria, estos solo cobran comisión por el contacto, no mientras dure la relación (laboral o personal).

¿Qué debería de ser?

En principio, deberían de hacer honor a su nombre de consultora y realizar proyectos. La mayoría de consultoras los realizan, pero a base de subcontratar gente que no conocen en un grupo de personas que se ven por primera vez en casa del cliente y darles tiempo y poco dinero para realizar un proyecto muy poco planificado.

La consultora debería de tener gente que trabajase de forma fija en la consultora, que tenga una trayectoria de proyectos realizados y que pueda dirigir un proyecto con cierta base. La gente que se contrate como equipo podrá ser de la propia consultora o personas incorporadas para ese proyecto que podrán o no quedarse después a trabajar de forma permanente en ese proyecto para el cliente.

Debe cuidar a su gente. Una consultora se basa en la gente que contrata y que tiene. La imagen de esos trabajadores es la imagen de la consultora. Me refiero a imagen en sentido de profesionalidad y no imagen física o vestimenta. Los valores de la consultora y su cultura debe de quedar en cada persona que trabaje para la consultora.

La implicación en los proyectos debe de ser plena. No es solo satisfacer al cliente, es hacer que el valor que se le da al cliente valga lo que está pagando para conseguirlo.

Conclusiones

Profesionalidad. Creo que esa es la palabra que muchas de las consultoras deberían de analizar. En todo esto, quiero decir también que NO todas las consultoras son iguales y que afortunadamente muchas de estas consultoras hacen de forma correcta su trabajo y saben los proyectos en los que se implican y mantienen a un equipo profesional, formación, … pero desgraciadamente esas son las menos.