Recursos humanos con garantía

Las garantías que existen hoy en día de que un aspirante, en una entrevista de trabajo, tiene unos conocimientos concretos, es a través de títulos y certificaciones. La entidad que emite estos títulos y estas certificaciones influye también, ya que el nivel de conocimientos y el nivel de exigencia al entregar las certificaciones o los títulos conlleva el nivel de conocimiento y experiencia de los aspirantes.

No obstante, hay personas que no pueden permitirse esas certificaciones o no han podido obtener ningún título concreto y, sin embargo, podrían tener el nivel de experiencia y conocimientos requeridos, es el ejemplo de los autodidactas. ¿Cómo podemos evaluar a unos y a otros en igualdad de condiciones?, ¿cuál es el más adecuado para el puesto?

Procesos de selección

Lo primero, es que, habiendo pasado por muchos procesos de selección durante los tiempos en los que he buscado trabajo, y haciendo igualmente esas entrevistas a personas que entran a trabajar bajo mi mando, me doy cuenta de que, entre las cosas que se buscan a la hora de realizar una entrevista de trabajo, además de una formación que cubra las necesidades de la empresa, es también la actitud de la persona y su coherencia con el resto del equipo.

Vale, ahora, además de comprobar si tiene los conocimientos concretos para el puesto, agregamos otra duda: ¿cómo sabemos si encajará con el equipo?, ¿cómo sabemos si se podrá crear un equipo que en trabaje en sinergía?

Más o menos como comentaba en el post Afinidad y Perfiles.

La excelencia

Recientemente recuperé unos emails del foro de agiles, donde me encontré un comentario que me dió mucho que pensar:

El último libro de los Poppendieck cita estudios que indican que la
diferencia entre un mal (lo que sea) y un (lo que sea) mejor del mundo, es
10000hs de práctica dirigida. (lo que sea) puede reemplazarse por pianista,
programador, etc. Esto es, alrededor de 10 años de 20 hs semanales.

Juan Gabardini

Con esta información, podemos llegar a la conclusión de que, con un período de formación concreto, con una supervisión (o en caso de los autodidactas con motivación), es posible conseguir que cualquier persona consiga unos conocimientos concretos.

Una de las formas de comprobar que estos conocimientos que dice tener la persona son los adecuados para la empresa es a través de las pruebas que suelen realizar empresas de tipo head hunter para catalogar de forma adecuada, conforme a lo que se busca, a cada persona.

También hay certificaciones reales, las que guían al alumno a un conocimiento concreto de forma teórico-práctica y ofrecen una serie de prácticas para afianzar esos conocimientos. No obstante, si no se trabaja en ese campo o pasan más de seis meses al término de los estudios, se puede considerar que el aspirante tiene una base, más que un conocimiento concreto.

Conclusión

Por tanto, si buscamos a una persona para un puesto concreto, nos corresponde hacer las pruebas pertinentes o solicitar los títulos y/o certificaciones concretas, así como analizar que la persona tenga un perfil afín para el resto de trabajadores del grupo.

En cambio, si lo que buscamos es trabajo a través de ir a entrevistas de trabajo. Lo mejor será hacerse con títulos y/o certificaciones, así como solicitar que se haga una prueba para que se vea lo rápido que nos podemos integrar en el trabajo en sí. Las aptitudes y actitudes de trabajo en equipo también serán muy importantes.