Modelo de Dominio: La importancia de los nombres

Actualizado: se ha corregido el concepto, ya que se confundía con la definición de glosario, cuando se quería detallar que era algo más que un glosario.

En todas las empresas en las que he trabajado, siempre surge el problema de que, cuando sale algo nuevo o se crea un cierto programa, un sistema o una forma de trabajo, si la persona que la ha motivado no sabe su nombre: se la inventa.

Esto pasa con mucha frecuencia, y no es malo, pero es común que toda la empresa termine usando el vocablo en muy poco tiempo y, toda persona que entre nueva, si ese vocablo le parece desconocido o le sugiere otra cosa distinta, le lleve a confusión hasta que se lo expliquen.

Para esto se suelen hacer glosarios o lo que, en ingeniería del software se conoce como: Modelo de Dominio.

Este documento tiene varias partes, una de ellas se especifica como un glosario, estando ordenado alfabéticamente, y recogiendo todas las palabras que se usan, comúnmente en el entorno profesional en el que se mueve la empresa, y las palabras referentes a productos y servicios específicos que se comercializan o adquieren por parte de la empresa. Otra de las partes es la relación que hay entre conceptos que se manejan en la empresa, definición de características de cada uno de los elementos y restricciones de uso de los mismos.

Ceñirse a estándares es una forma de no necesitar un modelo de dominio, pero es complicado no saltarse las normas alguna que otra vez, por lo que, aún tomando precauciones de llamar a todo por su nombre, es conveniente y productivo, sobre todo para las nuevas incorporaciones o subcontratas, tener este documento disponible.