Motivación, Estudios y Profesionalidad

Ayer, además de dar la conferencia que publiqué (en el post anterior), asistí a una conferencia denominada Y tras la Facultad ¿Ya soy Profesional?, impartida por Oshcar Vidal (no, no me he equivocado al escribirlo, la h es un valor añadido para crear branding).

En principio, supongo que por prejuicios (positivos) me hice espectativa de que la ponencia fuese como ir a un concierto, asistir a un evento ameno, entretenido y que se comentarían aspectos a tener en cuenta cuando se terminan estudios tales como son los facultativos o universitarios.

Mi opinión sobre la charla

Mi balance sobre la charla en sí fue el mismo que comparto con más gente que asistió. La charla fue algo rancia, pero sin acritud. Es decir, después de haber estado mucho tiempo estudiando y leyendo formas de hacer software, convivir con personas (porque muchos trabajos es casi como si vivieras con la gente) que tienen gran sabiduría y de las que se aprende un montón, llegan otras que nos dicen que tienen la panacea, la fórmula que pueden aplicar y hacer que todo vaya a mejor. No me lo creo.

En sí, los valores que intentaba inculcar: el tener un valor diferencial, crear marca propia, una imagen, y destacar sobre el resto; la pretensión de buscar siempre la perfección, sobresalir, puede crear que el trabajo en grupo, en equipo, se haga muy complicado. En los equipos hay que tener perfiles de todo tipo, pero este perfil en concreto del líder o el franco-tirador, es muy peligroso, y sobretodo si tienes más de uno en un mismo equipo. Un individuo dentro de un equipo que busca su beneficio personal a favor del equipo en el mejor de los casos o a costa de él en el peor, puede no ser una figura muy positiva para crear empresa.

Las mismas valiosas personas que de forma individual son grandes trabajadores, si se potencian y enfocan al equipo, pueden hacer grandes y potentes equipos. Por ello, yo no diría que se haga branding de uno mismo en sentido de destacarse de los demás. Si se busca trabajo, habría que potenciar la capacidad de ser uno más y agregar valor añadido al equipo manteniendo el estandarte de la empresa en lugar del propio.

¿Soy profesional?

A la pregunta, y tras la facultad, ¿soy profesional?… Me temo que no. La universidad sienta unas bases y sobre esas bases puedes construir tu futuro, pero tienes que seguir formándote y aquí es donde comienza el grado de experiencia. El trabajo y estudio constante de lo que supone ser informático.