¿Cuánto cuesta un Proyecto de Software?

Hoy ya hace unas semanas que en la empresa en la que trabajo se ha comenzado un movimiento positivo en favor de medir lo que cuesta realizar desarrollos de software, dentro del departamento de desarrollo, lo cual es positivo desde el punto de vista del desarrollador, del programador y de los directivos.

Hay que tener siempre presente que, cuando se realiza un trabajo, ya sea el que sea, si lo realiza una persona ajena, no de la empresa, se paga una factura por sus servicios, en los que viene detallado, normalmente, la mano de obra, que suele cobrarse en factor de tiempo empleado.

El coste asociado de emplear a una persona que está en nómina, dentro de la propia empresa, puede ser menor, pero no cero. Si un empleado cobra en bruto unos 2000 euros mensuales y le mandamos hacer un trabajo para lo cual gasta todo un mes, es de lógica pensar, que ese trabajo me ha costado esos 2000 euros, ya que es lo que ha hecho el empleado. Si el proyecto al final solo hace ingresar a la empresa 200 euros, la empresa ha perdido con ese desarrollo 1800 euros.

En el caso de que un proyecto se desarrolle en dos semanas de ese trabajador, por redondear, damos que son 1000 euros el coste y se consiguen 1200 euros. La empresa ha conseguido con su labor 200 euros… pero si el desarrollo ha sido deficiente, por el poco tiempo empleado, y el programador tiene que ir invirtiendo horas, que al final resultan ser días (en suma) y llegan a ser otras dos semanas, tendremos que esos 200 euros se convierten en 800 euros de pérdidas.

El las metodologías ágiles se hace hincapié a dar valor, es decir, realizar el desarrollo por iteraciones, siempre haciendo lo que más valor dé al cliente. Por ejemplo, si tenemos 10 requisitos en un proyecto, impuestos por el cliente, pero los más importantes son los 2 primeros, podemos negociar con el cliente el hacer esos dos primeros, valorarlos con el tiempo que toma el realizarlos y, en caso de querer el resto de requisitos, o algunos más, volver a realizar otra petición.

¿Qué conseguimos con esto?

  • Que el cliente pida lo que necesita, únicamente.
  • Que el precio que se pague sea el justo y necesario, e incluso no muy desorbitado para el cliente.
  • Que la estimación de tiempo sea más ajustada a la realidad, siendo los plazos de desarrollo más cortos.
  • Que el cliente consiga su producto, su valor, antes.

Por lo que recomiendo a todos los que trabajan en nómina en una empresa, y su jefe (o siendo jefes) no se lleven el cómputo de horas invertidas en proyectos, incidencias, etc., que lo hagan, porque es una moneda de cambio muy útil para cuando se quieren conseguir cosas importantes, dentro de la empresa.