¿Mi sistema es realmente seguro?

Es una pregunta que llega a plantearse mucha gente muchas veces, ¿es mi equipo realmente seguro?

Estas preguntas surgen siempre por desconocimiento y, realmente es bueno que nos las hagamos, ya que hay también mucha gente que dice saber y, cuando dicen eso de: “en mi equipo es imposible que entren”; es donde están realmente equivocados.

Nuestros equipos informáticos, en la amplia mayoría, están conectados a Internet. Reciben una cantidad de información muy grande a diario, y envian también mucha información a la red de redes.

Cuando se configura un ordenador, normalmente, se hace conectado a un router. Este tipo de conexión, a priori, hace que sea imposible que un atacante pueda acceder directamente al equipo que está detrás del router. Pero en sí, el router también podría contener algún tipo de vulnerabilidad, con la que pudiera ser saltado, por lo que no nos da una seguridad total.

Por otra parte, no es necesario que entren por ahí, desde tiempos inmemoriales, las mejores tácticas para atacar a alguien, sin que este se diese cuenta y usando el factor sorpresa, han sido con engaños. Los programas que parecen inofensivos y se instalan en nuestro sistema, pueden actuar como el famoso caballo de Troya (y a cuyo nombre deben el suyo propio: troyanos).

Este tipo de malware se encarga de tomar información propia y, normalmente, de convertir nuestro sistema en un zombie.

¿Es nuestro equipo realmente seguro? Depende del uso que le demos, depende de que no se reproduzca contenido recibido de fuentes no seguras y, de que nuestros equipos, si usan Windows, tengan el software preciso y necesario para evitar males mayores.

¿Un sistema GNU/Linux es más seguro? Normalmente sí, pero no es totalmente seguro, debe de mantenerse el mismo cuidado, no visualizar contenido del que se desconozca su origen, y deshabilitar los permisos de tipo ejecución en todos los ficheros “sospechosos”, es una buena práctica.